Las formas continuas son las usadas por las impresoras de matriz de punto de las computadoras para hacer más eficiente el trabajo administrativo de las empresas. Estas formas pueden ser impresas con varios colores, tener folio y otros acabados, además de ir acompañadas de sus respectivas copias.

Todas las formas continuas se entregan al cliente dobladas en zigzag una tras otra y con las perforaciones o ponchos a lo largo de ambos lados para que puedan ser alimentadas por la impresora del usuario. La distancia entre poncho y poncho es siempre de ½ pulgada y cuando nos referimos al tamaño de la forma, siempre se menciona en pulgadas primero el ancho y después el largo.

Casi todas las formas continuas son impresas mediante el sistema offset por su calidad, sin embargo, también existen algunos equipos que utilizan el sistema de flexografía.

Existen básicamente dos alternativas para la impresión de formas continuas que se diferencian en la materia prima que ocupan independientemente de que se realice con offset o flexografía. Estos dos sistemas de impresión son:
Rotativa, a partir de papel en bobina; y
Paquete a paquete, a partir de papel previamente plecado, perforado y doblado en zigzag.