Quizás tienes un libro que no quieres que nadie más lea, o tienes un libro que quieres cuidar y que no se dañe, o simplemente no te gusta el arte de la cubierta. Aquí te decimos cómo convertir un libro en “pasta dura” usando materiales que probablemente ya tengas en casa.