El año que el mundo se vino abajo

Esta novela agridulce y emotiva sobre la turbación de una chica adolescente durante el año siguiente al fallecimiento de su madre fue uno de los libros más codiciados de la Feria de Bolonia en 2013. Tras su publicación en inglés, miles de lectores descubrieron las inquietudes de la joven Pearl, y la crítica especializada describió a Clare Furniss como una las nuevas voces más originales y convincentes, capaz de combinar el enfoque realista con sutiles y efectivos elementos de fantasía y con abundantes guiños al humor. El resultado es una novela que se gana al lector desde las primeras páginas y cuya autenticidad psicológica logra conmoverlo.

Pearl tiene dieciséis años y una hermana recién nacida, a la que ella llama «la Rata» y a quien considera la causante de la muerte de su madre, un trágico suceso que lo ha cambiado todo para siempre. Pearl no la podrá perdonar jamás, porque perder a su madre ha sido lo más duro que ha vivido. Un golpe brutal, inesperado e insoportable. Y ahora, nadie, ni su padre, ni su abuela, ni su mejor amiga, ni desde luego su hermanita, conseguirá echar abajo el muro defensivo que Pearl ha erigido a su alrededor. Pero ¿y si su madre no hubiera desaparecido del todo? ¿Y si siguiera, en cierto modo, presente? La vida puede dar un vuelco en cualquier momento, y cuando eso ocurre lo más importante es encontrar algo a lo que aferrarse.

Los Comentarios están cerrados.